Policías de Chiapas agreden a dos reporteros

Publicado: febrero 23, 2012 de libex en Alertas

México, 23 de febrero 2012.- Dos reporteros fueron golpeados por policías sectoriales del estado de Chiapas cuando los comunicadores tomaban fotografías del enfrentamiento entre los uniformados y habitantes de la comunidad Tres Picos, del municipio de Tonalá.

Los hechos ocurrieron a las 9:00 horas del domingo 5 de febrero, cuando los reporteros Pablo Villarreal Pérez  y Erika Sánchez Cruz, corresponsales en Tonalá del Diario de Chiapas y El Péndulo, respectivamente,  fueron agredidos por elementos de la Policía Sectorial que intentaban desalojar a integrantes de dos grupos antagónicos de la comunidad de Tres Picos.

Los enfrentamientos con palos y piedras entre los ejidatarios y los “adepos” (avecindados y pobladores, término que utilizan para denominar a quienes no son ejidatarios en el poblado), empezaron en la noche del sábado 4 de febrero, relató Pablo Villarreal Pérez al CEPET.

“El pleito empezó porque los adepos estaban tomando cerveza Corona, y por acuerdo de la asamblea ejidal, en la comunidad sólo se puede tomar cerveza Superior”, narró Villarreal Pérez, de 39 años y con una década de experiencia en la labor periodística.

Tonalá es el tercer municipio en importancia de Chiapas, estado ubicado en los límites de México con Guatemala.  Su población es predominantemente indígena, con ascendencia de los pueblos teotihuacanos, olmecas y mixezoques.

La comunidad rural de Tres Picos, perteneciente a Tonalá, se rige por usos y costumbres, sistema reconocido por el marco jurídico del país para las poblaciones indígenas.  En la práctica, dicho régimen se presta al ejercicio del caciquismo, en el cual unos cuantos o una sola persona puede imponer prohibiciones a toda la población, como lo es el consumir sólo una marca de cerveza.

El enfrentamiento entre unos cien habitantes de la comunidad seguía cuando en la mañana del domingo llegaron a desalojarlos elementos de la policía estatal, comentó Villarreal Pérez.

Señaló que él y Érika Sánchez Cruz tomaban fotografías de la zacapela entre pobladores y policías, cuando éstos empezaron a gritarles insultos. A la reportera la abofetearon, y al cuestionarlos, los policías les quitaron a ambos sus cámaras.

“Trataron de subirnos a las patrullas, pero no nos dejamos. A mí me golpearon en la espalda, sin causarme heridas graves”, dijo el reportero.

Consideró que la acción de los policías en contra de los dos reporteros se derivó de que fueron testigos del exceso de fuerza con que estaban tratando a los habitantes de Tres Picos.

A la comunicadora le devolvieron de inmediato su cámara, pero la Villarreal Pérez fue entregada cuatro horas después por el fiscal Rafael Martínez Ruiz a otra reportera,  quien se encargó de llevarla al corresponsal del Diario de Chiapas.

“Tuve que recurrir a la diputada local Margot de los Santos Lara a fin de que me devolvieran mi cámara digital, pero me la regresaron inservible. Tuve que comprar otra”, señaló el reportero.

Dijo que iniciaron una denuncia formal ante las autoridades pero desistieron “porque sabemos que aquí en Chiapas no procede una demanda de ese tipo”, y en el caso no ha intervenido la Comisión de Derechos Humanos del Estado.

Por su parte, el delegado en la costa chiapaneca de la Asociación de Redactores y Reporteros de Chiapas, Asociación Civil, Juan Antonio González, repudió la agresión en contra de los comunicadores y exigió a las autoridades estatales, que encabeza el gobernador Juan Sabines Guerrero, que investigue los hechos y se castigue a los culpables.

El CEPET lamenta los sucesos y se adhiere al criterio de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA que establece que las agresiones en contra de periodistas y medios de comunicación por motivo de su trabajo periodístico, representan un ataque en contra de la sociedad porque vulneran su derecho a estar informada.

Al mismo tiempo, exhorta a las autoridades de Chiapas a que se realice una investigación a profundidad para que los ataques de los elementos policiacos contra los periodistas no queden impunes, sea resarcido el daño económico sufrido por el periodista Pablo Villarreal Pérez al dejar inservible su cámara digital, y, a la vez, se garantice el respeto a la labor periodista durante los operativos de las corporaciones policiales del estado.

Contacto:
libex@cepet.org
Tel. (+52) 55 8421 6060

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s